El Instituto Vasco de Competitividad ha presentado esta semana el informe sobre la digitalización en el País Vasco cuyos resultados estadísticos sitúan a la CAPV en quinta posición, dentro del bloque de cabeza integrado por los países nórdicos (Dinamarca, Finlandia, Suecia y Holanda).

 

Como reto fundamental, el bajo nivel de utilización en actividades centrales de la economía digital en los hogares vascos (especialmente en lo referido al nivel transaccional a través de la banca electrónica y compra de bienes y servicios). El principal freno para el desarrollo de la economía digital en el País Vasco se encuentra por tanto, en el uso de internet.

En el ámbito de la comunicación, DESI pone la mirada en indicadores como el uso de video-llamadas, obviando los sistemas de mensajería instantánea (Whatsapp, Messenger o similares), lo que distorsiona en cierta medida la realidad digital en el uso de Internet en el hogar. Sin embargo, los indicadores relativos a las transacciones económicas online confirman que El País Vasco adolece de ciertas debilidades en el uso efectivo de Internet en la dirección en la que lo hacen los países líderes digitales.