Uno de los indicadores más utilizados para medir la productividad de un Sistema de Ciencia, Tecnología e Innovación, es el número de patentes solicitadas y concedidas.

En realidad, puede haber patentes que se concedan y no generen ningún valor, no sean explotadas por ninguna actividad económica. Pero también puede haber patentes defensivas que, sin generar un beneficio por licencias de explotación, sin embargo resulten fundamentales para el desarrollo de un negocio. Así que el indicador de patentes solicitadas y concedidas, siendo imperfecto, ayuda a entender hasta qué punto los investigadores están generando propiedad intelectual partiendo de los resultados de sus proyectos.

Como se aprecia en los datos que actualiza mensualmente la Oficina Española de Patentes y Marcas, no hay muy buenas noticias en la evolución reciente de este indicador en España, Euskadi y Bizkaia, particularmente desde la entrada en vigor de la Ley 24/2015, de 24 de julio, de Patentes.

Sería preciso profundizar en estos datos, para entender qué está ocurriendo, y cuáles son las causas. Sería bueno hacerlo pronto, porque la tendencia es preocupante…